Algunos que mantienen la puesta temen acontecer tachados de racistas, centroeuropeistas o bien xenofobos