De iniciar, seri­a de obligatoria trascendencia que si no le importa hacerse amiga de la grasa vea su cara