Facturar sin ser autónomo: una opción elegida por los freelance con ingresos reducidos